Accés al contingut Accés al menú de la secció
 
Per reproduir correctament aquest contingut és necessari instal·lar el programari Adobe Flash Player. Si us plau, baixeu-vos l'última versió, només us requerirà uns instants.

MEDICINA NUCLEAR

La medicina nuclear es el nombre con el que se designan varias pruebas y técnicas terapéuticas que utilizan diferentes sustancias marcadas con isótopos radiactivos, llamadas radiofármacos, que permiten ver el interior. Se utilizan en concentraciones muy pequeñas y la dosis de radiación que producen es equivalente o inferior a otras pruebas de radiología.

Dentro de esta modalidad hay muchos tipos de pruebas. Los médicos escogerán una u otra en función de lo que necesiten explorar o tratar. Según la enfermedad de que se trate o la parte del cuerpo que se quiera ver se tienen que utilizar unas sustancias u otras. Se pueden administrar por vía intravenosa u oral. La duración de la prueba también es muy variable.

Las pruebas más frecuentes son:


GAMMAGRAFÍA/SPECT

¿En qué consiste?
Es una prueba que sirve para el diagnóstico y el tratamiento de un abanico de patologías que afectan a varios órganos y sistemas y utiliza diferentes sustancias marcadas con isótopos radiactivos, llamadas radiofármacos, que permiten ver el interior del cuerpo. Se utilizan en concentraciones muy pequeñas y la dosis de radiación que producen es equivalente o inferior a otras pruebas de radiología.

Una vez dentro del organismo, la sustancia llega al órgano que se quiere explorar. Un aparato llamado gammacámara detecta la radiación. Las señales que obtiene le permiten producir imágenes de la parte que se está explorando. Son imágenes funcionales y moleculares. Es decir que, a diferencia de otras pruebas, muestran en tiempo real cómo funcionan los órganos y tejidos, dado que pueden captar los cambios moleculares que ocurren mientras trabajan.

¿Para qué se utiliza normalmente?
Para el diagnóstico y el tratamiento de un abanico de patologías que afectan a varios órganos y sistemas. Permite explorar los huesos, los riñones, los pulmones, el cerebro, el sistema cardíaco, etc. Permite observar en tiempo real los cambios moleculares que ocurren mientras el órgano funciona. Este nivel de precisión hace que muchas veces se utilice como herramienta para la detección precoz de algunas enfermedades.

¿Cómo se lleva a cabo?
Habitualmente, el radiofármaco se administra por vía intravenosa.

¿Cómo se tiene que preparar?
No hace falta ninguna preparación especial.

¿Qué experimentará antes y después de la prueba?
No experimentará nada.

¿Quién le hará la prueba?
Un enfermero o enfermera o personal técnico le hará la prueba y le controlará en todo momento.

¿Quién interpretará los resultados?
Un médico especialista en medicina nuclear.

¿Cuáles son las exploraciones más frecuentes?
Habitualmente se utiliza para explorar los huesos, el corazón, los riñones, la tiroides, los pulmones y el cerebro. Así pues, las exploraciones más frecuentes son:
  • La gammagrafía ósea.
  • La gammagrafía renal y el renograma.
  • La gammagrafía de tiroides y paratiroides.
  • La gammagrafía pulmonar.
  • El estudio de perfusión miocardíaca o SPECT miocardíaca.
  • El SPECT cerebral.

¿Cuáles son las situaciones especiales que hay que tener en cuenta?
 Debe avisar al médico en los casos siguientes:
  • Si cree que está embarazada. Se tendrá que confirmar el embarazo y valorar la idoneidad de la exploración.
  • Si está dando el pecho. Tendrá que dejar de amamantar durante el tiempo que le indique el médico porque su cuerpo tiene que eliminar el radiofármaco.

 

Otros elementos o aspectos que hay que tener en cuenta
Esta misma tecnología tiene algunas aplicaciones terapéuticas. Por ejemplo, se puede utilizar para tratar el hipertiroidismo y el cáncer de tiroides.

 

TOMOGRAFÍA POR EMISIÓN DE POSITRONES (PET)

¿En qué consiste?
Conocida popularmente como PET, esta sigla corresponde al nombre de tomografía por emisión de positrones. Es una prueba que utiliza diferentes sustancias marcadas con isótopos radiactivos, llamadas radiofármacos, que permiten ver el interior del cuerpo. Se utilizan en concentraciones muy pequeñas y la dosis de radiación que producen es equivalente a otras pruebas de radiología.

Una vez dentro del organismo, la sustancia llega al órgano que se quiere explorar. Las señales que obtiene le permiten producir imágenes de la parte que se está explorando. Son imágenes funcionales y moleculares. Es decir que, a diferencia de otras pruebas, muestran en tiempo real cómo funcionan los órganos y tejidos, dado que pueden captar los cambios moleculares que ocurren mientras trabajan.

¿Para qué se utiliza normalmente?
Para el diagnóstico y el seguimiento de enfermedades oncológicas, neurológicas y cardiovasculares.

¿Cómo se lleva a cabo?
El radiofármaco se administra siempre por vía intravenosa.

¿Cómo se tiene que preparar?
Hay que estar en ayunas al menos 6 horas antes de la prueba. Si está tomando algún medicamento debe informar a su médico.

¿Qué experimentará antes y después de la prueba?
No experimentará nada.

¿Quién le hará la prueba?
Un enfermero o enfermera o personal técnico le hará la prueba y le controlará en todo momento.

¿Quién interpretará los resultados?
Un médico especialista en medicina nuclear.

¿Cuáles son las exploraciones más frecuentes?
Habitualmente se usa en el ámbito de la oncología y en las enfermedades cardiovasculares o del cerebro. Así pues, las pruebas más corrientes son:
  • El PET oncológico.
  • El PET neurológico.
  • El PET cardiovascular.

¿Cuáles son las situaciones especiales que hay que tener en cuenta?
 Debe avisar al médico en los casos siguientes:
  • Si tiene diabetes.
  • Si cree que está embarazada. Se tendrá que confirmar el embarazo y valorar la idoneidad de la exploración.
  • Si está dando el pecho. Tendrá que dejar de amamantar durante el día de la prueba porque su cuerpo tiene que eliminar el radiofármaco.

Otros elementos o aspectos que hay que tener en cuenta
En determinadas ocasiones, el médico puede considerar adecuado que, además de la prueba, se haga una tomografía computadorizada (TC). En estos casos habrá que inyectar un contraste radiológico.
 

GANGLIO CENTINELA

¿En qué consiste?
Es una prueba que utiliza diferentes sustancias marcadas con isótopos radiactivos, llamadas radiofármacos, que permiten ver en el interior del cuerpo. Se utilizan en concentraciones muy pequeñas y la dosis de radiación que producen es inferior a otras pruebas de radiología.

Una vez dentro del organismo, la sustancia llega al órgano que se quiere explorar. Un aparato llamado gammacámara detecta la radiación. Las señales que obtiene le permiten producir imágenes de la parte que se está explorando. Son imágenes funcionales y moleculares. Es decir que, a diferencia de otras pruebas, muestran en tiempo real cómo funcionan los órganos y tejidos, dado que pueden captar los cambios moleculares que ocurren mientras trabajan. En pacientes con cáncer, principalmente de mama, esta prueba permite obtener datos sobre el primer ganglio, llamado ganglio centinela, donde van las células del tumor.

¿Para qué se utiliza normalmente?
Para el diagnóstico y seguimiento de pacientes con tumores, sobre todo en mujeres con cáncer de mama. Esta prueba permite obtener datos sobre el primer ganglio, llamado ganglio centinela, donde van las células del tumor. Así se puede ver si las células cancerígenas se pueden haber extendido y, por lo tanto, si hay riesgo de metástasis. Antes de que se empezara a utilizar esta prueba de forma sistemática se extraían el ganglio centinela y los otros ganglios que forman la cadena linfática, con una cirugía mucho más agresiva. Actualmente, el hecho de poder utilizarla permite decidir si hay que extraerlos o no según si el resultado es positivo o negativo.

¿Cómo se lleva a cabo?
La prueba consta de dos partes: una antes de la cirugía y la otra durante la cirugía. Se inyecta el radiofármaco en la zona del tumor y, a continuación, se obtienen imágenes del ganglio centinela. El cirujano o cirujana extrae el ganglio, el patólogo o patóloga lo analiza y, en función de la información obtenida con la gammagrafía y con la biopsia, se decide como proceder.

¿Cómo se tiene que preparar?
No hace falta ninguna preparación especial.

¿Qué experimentará antes y después de la prueba?
No experimentará nada.

¿Quién le hará la prueba?
Un enfermero o enfermera o personal técnico especializado, un médico especialista en medicina nuclear, un cirujano o cirujana y un patólogo o patóloga.

¿Quién interpretará los resultados?
Los médicos especialistas.

¿Cuáles son las exploraciones más frecuentes?
Entre otras, se utiliza para determinados tipos de cáncer de mama, melanomas y para algunos tumores ginecológicos.
 
Fecha de actualización: 29.10.2012