Accés al contingut Accés al menú de la secció
Diagnóstico por la imagen  > Ciudadanía  > En qué consiste cada prueba  > Resonancia magnética (RM)
 
Per reproduir correctament aquest contingut és necessari instal·lar el programari Adobe Flash Player. Si us plau, baixeu-vos l'última versió, només us requerirà uns instants.

RESONANCIA MAGNÉTICA

La resonancia magnética es una prueba en la que se utiliza un potente imán y ondas de radio para poder visualizar con detalle estructuras internas de nuestro cuerpo. El paciente se tumba en una mesa móvil que se introduce dentro del equipo.

¿En qué consiste?

A diferencia de las radiografías y de la tomografía computadorizada, la resonancia magnética utiliza imanes y ondas de radio. No utiliza rayos X ni elementos radiactivos. Las señales del campo magnético que se generan rebotan en el cuerpo. Cada tipo de tejido devuelve señales diferentes que una computadora recoge y convierte en imágenes. Durante un mismo examen se pueden captar muchas imágenes.

¿Para qué se utiliza normalmente?

Se utiliza para conseguir imágenes anatómicas o funcionales del cuerpo humano que tienen que ayudar a hacer un diagnóstico o valorar el estado de salud de un paciente. Se utiliza para una gran variedad de afecciones, desde rupturas de tendones hasta tumores. Son muy útiles para explorar el cerebro y la médula.

¿Cómo se realiza?

La prueba acostumbra a durar entre veinte y cuarenta minutos. Un enfermero o enfermera o personal técnico le ayudará a colocarse en la mesa móvil que se introduce en el interior del equipo. Para que el aparato pueda coger bien las imágenes no se tiene que mover. Hasta que salga, los profesionales que le atienden hablarán con usted y le controlarán.

A veces, para poder ver mejor algunas partes del cuerpo puede ser necesario administrar un contraste por vía intravenosa en el brazo o la mano. El personal sanitario le informará sobre la prueba, le aclarará cualquier duda que tenga y le hará firmar un documento de consentimiento informado (disponible en catalán).

En las exploraciones pediátricas, o cuando el paciente no colabore, se valorará si hay que administrar sedación.

¿Cómo se tiene que preparar?

No es necesaria ninguna preparación especial en la mayoría de los casos. Si le tienen que administrar contraste, consulte con su médico la conveniencia o no de estar en ayunas.

Es muy importante que comunique a su médico y/o al especialista en radiología si lleva marcapasos porque entonces no se puede hacer la prueba. Si lleva algún otro tipo de prótesis metálica o elementos ferromagnéticos también tiene que decirlo para que se considere si la prueba es adecuada o no. Eso incluye las prótesis dentales.

Antes de entrar en la sala debe asegurarse de que no lleva objetos metálicos (como joyas, piercings, reloj, clips y agujas en el pelo, cremalleras, botones, tarjetas, etc.). No se maquille ni lleve las uñas pintadas.

¿Qué experimentará antes y después de la prueba?

No hace ningún daño. Aunque le administren contraste no notará nada especial. Puede notar una ligera sensación de calor repartida por todo el cuerpo. Durante la prueba tiene que estar absolutamente quieto. Oirá el ruido que hace el aparato. Para amortiguarlo le pondrán una protección auditiva.

En caso de que sufra claustrofobia, debe comunicarlo al médico para que valore como es debido abordar la prueba. Podría administrarle una pequeña sedación o hacer que se practicara la prueba con un aparato abierto.

¿Quién le hará la prueba?

Un enfermero o enfermera o personal técnico le hará la prueba y estará controlándole en todo momento. Aunque haya ruido podrá hablar en las pausas entre una toma de imágenes y otra. Además, tendrá a mano un timbre para avisar en caso de necesidad.

¿Quién interpretará los resultados?

Un médico especialista en radiología.

¿Cuáles son las exploraciones más frecuentes?

Se utiliza habitualmente para explorar el sistema nervioso central y el sistema muscoloesquelético.

Además de para obtener imágenes anatómicas del cuerpo, la resonancia magnética se utiliza para captar imágenes del funcionamiento de algunas partes como, por ejemplo, del flujo sanguíneo.

¿Qué situaciones especiales hay que tener en cuenta?

Posiblemente, no se podrá hacer la prueba si lleva:
  • un marcapasos
  • garras por aneurisma cerebral
  • algunos tipos de válvulas cardíacas artificiales
  • implantes en el oído interno (cocleares)
  • articulaciones artificiales recientemente implantadas
  • ciertos tipos de stents vasculares


Siempre debe comunicar al médico, al enfermero o enfermera o al personal técnico que
  • está embarazada
  • está dando el pecho
  • sabe que puede tener alergia al contraste
  • sufre claustrofobia
  • sufre insuficiencia renal grave
  • tiene el hígado trasplantado
  • se le ha practicado una intervención

Fecha de actualización: 21.06.2012