Accés al contingut Accés al menú de la secció
Diagnóstico por la imagen  > Ciudadanía  > Radiación y salud
 

Radiación y salud

La radiación ionizante es un agente físico presente en el medio ambiente procedente de diferentes fuentes que pueden ser de origen natural o artificial.

La radiación ionizante natural es la que emiten algunos elementos radiactivos presentes en la naturaleza o la que proviene de la radiación cósmica. La radiación ionizante artificial agrupa las fuentes generadas por la actividad humana, como por ejemplo las exploraciones y técnicas de diagnóstico por la imagen.

Esta radiación se llama ionizante por su propiedad de modificar la estructura atómica de la materia y puede, por lo tanto, alterar las células y tejidos de los órganos del cuerpo con los que interacciona.

La dosis de radiación que recibe una persona es siempre acumulativa: cada vez que nos hacemos una exploración médica que utiliza radiación (una radiografía, una ortopantomografía, una tomografía computadorizada, una mamografía, una gammagrafía o una tomografía por emisión de positrones), la radiación se almacena en el tejido irradiado de forma acumulativa. Este es el motivo más importante, desde un punto de vista de la salud, para hacer solo las técnicas estrictamente necesarias. También es el motivo por el cual estas técnicas tienen que estar correctamente indicadas para evitar exploraciones innecesarias, y por eso se deben restringir al mínimo imprescindible a fin de que el posible daño producido por la exposición a la radiación sea despreciable frente a los beneficios obtenidos.

Fecha de actualización: 03.10.2011