Accés al contingut Accés al menú de la secció
 
Per reproduir correctament aquest contingut és necessari instal·lar el programari Adobe Flash Player. Si us plau, baixeu-vos l'última versió, només us requerirà uns instants.

MAMOGRAFÍA

La mamografía es una radiografía de alta definición de la mama en la que se utilizan rayos X en dosis muy pequeñas. Es la mejor técnica para diagnosticar un cáncer de mama de forma precoz.

¿En qué consiste?

En las mamografías se utilizan radiaciones ionizantes que traspasan el pecho para obtener imágenes. La imagen se registra en formato digital o película. Las diferentes partes del pecho salen más claras o más oscuras según su densidad. La dosis de radiación es muy pequeña. Ahora bien, solo hay que hacerlas cuando sea estrictamente necesario.

¿Para qué se utiliza normalmente?

Para la detección precoz del cáncer de mama.

Para estudiar lesiones de nueva aparición en la mama.

¿Cómo se realiza?

Habitualmente, la mamografía se hace de pie. Se coloca la mama en una bandeja y se comprime para que adquiera una forma adecuada para que la máquina tome las mejores imágenes. En cada una de las mamas se hacen dos proyecciones desde dos ángulos diferentes.

¿Cómo se tiene que preparar?

No es necesaria ninguna preparación especial. Hay que sacarse todos los objetos metálicos (por ejemplo, joyas, piercings u otros ornamentos). No se ponga cremas corporales ni desodorantes porque pueden interferir en la calidad de la imagen.

Si tiene exploraciones anteriores las tiene que facilitar, ya que es muy importante compararlas. Conserve siempre las exploraciones. Tan importante como la prueba que se hace es la comparación con los estudios anteriores.

¿Qué experimentará antes y después de la prueba?

No experimentará nada. A veces, a causa de la compresión podría notarse una pequeña molestia que dura muy poco.

¿Quién le hará la prueba?

Un enfermero o enfermera o personal técnico le hará la prueba y le estará controlando en todo momento.

¿Quién interpretará los resultados?

Un médico especialista en radiología con formación específica en diagnóstico de la mama.

¿Cuáles son las exploraciones más frecuentes?

Su uso más habitual es para explorar la mama. Puede ser que haya una justificación clínica o que esté indicada la mamografía porque forma parte de la población incluida en los protocolos actuales de cribado que tienen como objetivo hacer un diagnóstico precoz del cáncer de mama.

¿Qué situaciones especiales hay que tener en cuenta?

Avise a su médico:

  • si cree que está embarazada, habrá que confirmar el embarazo y valorar la idoneidad de la exploración;
  • si está dando el pecho, también habrá que valorar la idoneidad de la exploración;
  • si está operada o ha recibido un golpe importante en el pecho anteriormente;
  • si lleva una prótesis de pecho, porque habrá que adaptar la técnica.
Por debajo de los 35 años no se recomienda esta prueba ya que el tejido de la mama es muy denso y no se puede explorar bien. En estos casos se acostumbra a iniciar el estudio con una ecografía.

Otros elementos o aspectos que hay que tener en cuenta

Puede ser que después de hacer la mamografía el médico requiera hacer otras pruebas adicionales para observar mejor la mama. En todo caso, si hay que hacer más exploraciones no siempre quiere decir que se haya visto algo anormal, sino que hacen falta otros tipos de imágenes.

Fecha de actualización: 21.06.2012