Accés al contingut Accés al menú de la secció
Diagnóstico por la imagen  > Ciudadanía  > En qué consiste cada prueba  > Tomografía computadorizada (TC)
 
Per reproduir correctament aquest contingut és necessari instal·lar el programari Adobe Flash Player. Si us plau, baixeu-vos l'última versió, només us requerirà uns instants.

Tomografía computadorizada (TC)

La tomografía computadorizada (TC) es una prueba que se hace con una máquina con un orificio que tiene dentro un tubo de rayos X. El paciente se tumba quieto sobre una mesa que se va moviendo arriba y abajo, dentro y fuera, mientras el tubo de rayos X gira en torno a su cuerpo. Así se pueden generar imágenes del cuerpo desde diferentes ángulos. Es especialmente útil porque muestra muy claramente diferentes tipos de tejidos.

¿En qué consiste?

La TC utiliza un equipo especial de rayos X para obtener imágenes del cuerpo desde diferentes ángulos. Cada vez que el tubo de rayos X y el detector giran se obtiene una imagen de una sección muy fina de la parte del cuerpo que se quiere estudiar. Aproximadamente, en cada rotación se toman unas mil imágenes. Es como examinar un trozo de pan a rebanadas muy finas. Un ordenador se encarga de volver a montar todas las rebanadas, una detrás de otra, para crear una vista multidimensional muy detallada del interior del cuerpo.

¿Para qué se utiliza normalmente?

La TC es especialmente útil porque muestra muy claramente diferentes tipos de tejidos –pulmones, huesos, tejidos blandos y vasos sanguíneos. Permite diagnosticar problemas como enfermedades cardiovasculares, infecciones, traumatismos, trastornos musculoesqueléticos y cáncer, así como hacer un seguimiento y planificar el tipo de tratamiento médico o quirúrgico y su respuesta.

¿Cómo se realiza?

El enfermero o enfermera o el personal técnico hace tumbar al paciente en la mesa de la TC. Se puede utilizar un cojín para mantener mejor la posición. Cuando empieza la prueba, la mesa se va desplazando lentamente por el interior de la TC. Según la parte del cuerpo que se examine, el paciente podrá percibir el movimiento o no.

A veces, para poder ver mejor ciertas partes del cuerpo es necesario utilizar un contraste. Se trata de un líquido que se administra al paciente bebido, inyectado o por enema, dependiendo del tipo de prueba. El personal sanitario le informará sobre la prueba, le aclarará cualquier duda que tenga y le hará firmar un documento de consentimiento informado (disponible en catalán).

¿Cómo se tiene que preparar?

Si para su prueba no hace falta contraste, no tiene que hacer ninguna preparación. Para las pruebas en las que hay que administrar contraste, es mejor estar en ayunas 6 horas antes. Pero no deje de tomar agua porque debe estar bien hidratado. Hay algunas pruebas de TC muy específicas que implican otras intervenciones y que, por lo tanto, tienen otros requerimientos. Su médico se lo tiene que explicar con detalle.

¿Qué experimentará durante y después de la prueba?

No hace ningún daño. Si le administran contraste, en la mayoría de casos no notará nada. Si es bebido, notará un gusto anisado. Algunas personas cuando se lo toman o se lo inyectan notan un poco de calor. No pasa nada, desaparecerá en unos minutos. Si experimenta alguna sensación diferente de las descritas, informe inmediatamente al enfermero o enfermera o al personal técnico, ya que puede ser señal de una reacción alérgica.

¿Quién y dónde le harán la prueba?

Se la hará un médico especialista de un servicio de radiología. Durante la prueba, el personal técnico no se quedará en la sala, pero le verá y le oirá todo el rato y, por lo tanto, se podrá comunicar. Se encargará de vigilar que en todo momento esté bien.

¿Quién interpretará los resultados?

El especialista en radiología, que es un médico especializado en TC y otros exámenes radiológicos, analiza e interpreta las imágenes y envía un informe firmado con su interpretación al médico del paciente. En el consultorio médico le dirán cómo puede obtener los resultados. En la mayoría de casos, llegarán a su médico para que los tenga preparados el día que tenga concertada la visita.

¿Cuáles son las exploraciones más frecuentes?

Se puede hacer una TC de cualquier parte del cuerpo. Las más frecuentes son para explorar el sistema nervioso central (sobre todo, el cerebro), el tórax y el abdomen.

La TC también tiene otras aplicaciones, menos frecuentes pero también valiosas. Se puede estudiar el corazón, el intestino o los dientes para hacer implantes. Se puede utilizar para visualizar la zona del cuerpo donde tomar muestras de tejidos y también para visualizar la zona del cuerpo para tratar algunos tumores.

¿Qué situaciones especiales hay que tener en cuenta antes de hacer la prueba?

Siempre tiene que informar a su médico, personal enfermero o técnico:

  • si está embarazada;
  • si está dando el pecho;
  • si sabe que puede tener alergia al contraste;
  • si tiene diabetes, asma o enfermedades del corazón, de los riñones o de la tiroides;
  • si habitualmente toma algún medicamento y tiene que estar en ayunas porque le tienen que administrar contraste, debe informar de la medicación que toma; en la mayoría de casos le dirán que no deje de tomarla; no hay ningún problema si necesita beber un poco de agua;
  • si sufre claustrofobia no se tiene que preocupar porque se trata de un aparato muy abierto; de todos modos, si lo considera necesario coméntelo a su médico.

Fecha de actualización: 21.06.2012